Archivo de la etiqueta: hoteles

como comunicar los valores de una marca

Cómo comunicar los valores de una marca

¿Sabes qué quieres comunicar con tu marca? ¿Estás consiguiendo transmitir tu filosofía a los usuarios? ¿El valor de tu producto o servicio? ¿Qué opinan ellos de nosotros, como nos ven, por qué nos eligen, por qué nos compran…? Deberías preguntártelo y… preguntárselo!

Hay marcas que quieren transmitir sus valores y desgraciadamente no lo consiguen, no saben por qué los usuarios no compran su producto o por qué no vuelven a su establecimiento. ¿Se han llevado una mala experiencia, no hemos cubierto sus necesidades, no hemos satisfecho sus expectativas? ¿¿¿???

Cómo comunicar los valores de una marca

La comunicación de nuestra marca no es solo lo que nosotros queremos comunicar sino lo que los usuarios viven y entienden: su experiencia. En el mundo off line podemos observar como se comportan nuestros clientes, cuales son sus inquietudes, sus preguntas, sus movimientos, sus expresiones. En el online podemos saber cómo navegan por nuestra web, qué les interesa, qué preguntan en redes, qué buscan, como compran o por qué abandonan el carrito.

como comunicar los valores de una marca

Las grandes marcas (de refrescos, bebidas alcohólicas, helados, comida…) analizan a sus consumidores ¿por qué no podemos hacerlo las pequeñas?

En turistícate analizamos las marcas para saber qué comunicar y cómo. Para ello hemos realizado un pequeño experimento en un hotel con nuestra compañera y amiga María José Castañer , brand manager. Lo hemos llamado Brand Hotel Experience.

Cuando los hoteles se expresan como oasis 

Cuando viajamos y tenemos que dormir en camas ajenas a la nuestra buscamos un alojamiento con un mínimo de ‘cualidades’ que hagan que, al menos, el descanso sea reparador. Encontrar el hotel que se ajuste en precio y calidades a lo que deseamos se convierte en una tarea importante de nuestra planificación y suele ser un aspecto decisivo que convierte a ese viaje en un evento memorable.

Al elegir un hotel lo hacemos por precio, por sus servicios, por su ubicación geográfica, por sus calidades o por la suma de todos estos aspectos. Damos por sentado que será una experiencia diferente a la de dormir en casa y damos importancia a los detalles aunque no seamos conscientes. Que el aseo tenga madera en el suelo o mármol lo hace más cálido o más frío; que en la recepción haya luz sólo en la zona de checkin o por todo el hall lo interpretamos inconscientemente como que el hotel es asocial o que “nos acoge al entrar”; que los pasillos estén tapizados o sean de mármol hace que su imagen sea clásica o contemporánea y así, en un sinfín de detalles.

En un hotel la gestión de marca implica asegurar que tanto el trato recibido como la calidad esperada superen las espectativas pero la información sensorial que percibe el cliente ha de ser coherente a unos principios. La experiencia puede y debe ser completa, enriquecer cada minuto que vivimos allí. Durante unas horas, días o semanas va a ser nuestra casa y si el hotel dispone de un buen gestor de marca, el cliente no sólo se irá satisfecho sino que volverá y lo recomendará. No hablamos de marketing, hablamos de sentir, de permitir conectar con el concepto del hotel desde al empleado más discreto hasta la persona que ve su publicidad aunque nunca llegue a disfrutarlo, pasando por las sensaciones de materiales, colores, espacios, sonidos, entorno, etc. Cada momento genera una experiencia que puede ser medible y acotada.

Hace poco, un hotel en la provincia de Alicante me ha demostrado que, a distancias cortas, se preocupa por “hacer sentir” a sus clientes una experiencia única. A distancias largas – redes sociales y publicidad –  no consiguen hacer llegar ese “sentir”. Pero unas horas allí  lo compensan. Se trata  un lugar anclado geográficamente de modo privilegiado, con historia familiar y enfoque business.

Durante unas horas me centré en sentir cómo se expresaba este hotel y en el momento llegué a Elche con mi vehículo comencé a analizar la experiencia. Puse toda mi atención en el recorrido en coche por la urbe, el tiempo de llegada, la accesibilidad al hotel, las facilidades de aparcamiento, los pasos que daba desde el parking hasta la entrada, lo que me encontraba una vez dentro, el tiempo de respuesta al cliente, las sonrisas, los olores, los colores, la luminosidad, el estilo de la decoración, la amplitud, la vegetación escogida para ambientar, los uniformes, la predisposición, el recorrido entre las estancias, la arquitectura del hotel, la separación de los espacios, la música de ambiente, su volumen, el tono y jerga de los empleados del hotel, la actitud del personal de limpieza, la predisposición a escuchar, la personalidad de las habitaciones, la proporción de los jardines, la tonalidad predominante, el ruido de ambiente, la calidad de los servicios, la disposición de las salas de la cocina, la empatía del jefe de cocina, las sensaciones que todo aquello provocaban en mi piel… Todo en conjunto iba a crear mi “Brand Hotel Experience”.

La gestión de marcas engloba muchos parámetros tangibles e intangibles y se ha profesionalizado hasta el punto de aparecer consultoras y profesionales expertos que pueden diagnosticar a una marca sea del sector que sea. En cada categoría hay que tener en cuenta unos parámetros de mercado y tendencias y en la categoría del turismo prima la experiencia al cliente frente a la comunicación pero ambas deben complementarse.

En el caso de este Hotel el eje vertebral de todo lo que allí se ha construido y acontece son los jardines, mantenidos por un equipo propio de jardineros que aseguran su salud y vistosidad. Pareciera que, al entrar al hotel, entrara a una selva de sudamérica, rodeada de vegetación, pájaros, comodidad y silencio. La naturaleza marcaba el ritmo de ese momento y de todo el hotel. Así, todos los espacios, detalles y sensaciones parecían bailar con el lujo y la exquisitez de una naturaleza prodigiosa y libre, respetada por una familia de empleados que habían aprendido a convivir con ella en armonía desde hacía años. Del caos y suciedad de la urbe a un espacio limpio y ordenado que “respiraba” y me hacía respirar, que ralentizaba mi ritmo hasta ir al suyo. Tanto era así que cuando comía en el restaurante, todo lo que me rodeaba era pesado, lento, como si el tiempo casi se detuviera. Esta experiencia se provocaba conscientemente y tiene un objetivo: el hotel es un oasis. Unas horas allí pausó el frenético ritmo exterior y me hizo conectar conmigo misma. Todo acompañaba, los olores amaderados de los muebles, los espacios zen, los caminos de piedra entre la vegetación y los bungalows, los colores tierra, los muebles y las plantas exóticas, el tono, los gestos y la vocalización de los empleados… todo obligaba a soltar equipaje y conectar.

hotel

Esta experiencia vivida contrasta con lo que expresa el hotel en redes sociales y en la publicidad. Aquí se pierde el concepto y es un derroche que habría que replantear. Si el hotel es un oasis y “en directo” se aprecian valores y aspectos como tranquilidad, exotismo, terrenal, zen, silencio, atención a los detalles, texturas de madera y frescura… ¿dónde están estos aspectos en esos canales?

La personalidad de una marca es adaptativa, por ejemplo, en persona se me percibe como extrovertida y por email soy más cordial pero se me sigue reconociendo. Siguen existiendo unos parámetros o rasgos actitudinales comunes en todos los canales a través de los cuales me expreso que hacen que sea una persona íntegra y coherente. No tengo una actitud en persona y otra en mi expresión digital, simplemente, adapto mi personalidad al medio. Un hotel no es diferente, su concepto, valores y propósito es el mismo en cualquier contexto, el mensaje es el mismo, pero hay que adaptarlo al canal y usar el ‘idioma’ pertinente.

El branding hotelero puede ser rico y exquisito. Preguntarse con frecuencia si lo que hacemos como hotel expresa aquello que somos y obtiene lo que queremos permitirá crear experiencias positivas y ajustar acciones que generen un posicionamiento y liderazgo orgánico. Enfocar los recursos en lo que construirá marca ‘desde dentro’ y desechar —o innovar— lo que no funcione viralizará sus aspectos diferenciadores enriqueciendo y provocando una experiencia percibida no sólo por los ojos, sino por la intuición, el sexto sentido, ese que nos hace tomar decisiones impulsivas porque nos dice “que es una buena elección” alojarse en este hotel. En el caso de este Hotel, le daría un 8 sobre 10, casi excelente.

precios hoteles trivago

Trivago te ayuda a elegir destino – Precios hoteles

Parece que apenas han pasado las vacaciones navideñas (a lo mejor se han quedado lejanas en el tiempo) y ya estamos pensando, tanto viajeros como hoteleros, en la PRÓXIMA ESCAPADA. ¿Algo romántico con tu pareja? ¿Viaje a la nieve con los amigos? Después llegará Semana Santa y con el buen tiempo nos marcaremos un viajecito a una zona de costa cercana o a ese paraje natural para huir de la ciudad.

Y al volver soñaremos con las laaaargas vacaciones de verano, en nuestro país o fuera de él. Luego vendrán los días festivos marcados con rotulador fluorescente en nuestro calendario laboral, los puentes y de nuevo, estaremos en Navidad…

Si has asentido al menos una vez mientras nos estás leyendo puede ser por dos razones:

1-     Te gusta viajar.

2-     Eres hotelero y quieres que la gente viaje.

Seas quien seas no puedes perder de vista este estudio que realiza Trivago. Se trata de un análisis mensual de los precios en más de 160 portales de reserva online y cadenas hoteleras de donde obtienen los precios medios por noche en las diferentes ciudades europeas.

Trivago te ayuda a elegir destino

precios hoteles trivago

Fuente de la imagen: Trivago.

Tal vez quedarse en España no sea tan mala idea porque nuestro país está entre los destinos con los precios más bajos este mes de enero. Aunque los precios hoteleros suben un 6% en España, costando una noche de hotel 87 euros, sigue siendo una cifra menor que los 106 euros que este mismo servicio cuesta de media en Europa.

Si eres hotelero es el momento de atraer al turismo internacional, sin dejar de lado al viajero nacional, claro! Y es que puedes competir por costes y apostando por la cultura y gastronomía de nuestro destino.

¿Dispuesto a coger el avión? Te proponemos Rusia, el precio medio de una noche de hotel ha caído un 36%, pasando de 109 a 70 euros debido a la pérdida del valor del rublo. Aunque para nuestro gusto ahora hace demasiado frío… jejeje!

The Church of the Savior on Spilled Blood

 Iglesia a la orilla del Canal Griboyédova. Fuente: Wikipedia.

La temporalidad de estas acciones es importante puesto que, sabiendo el comportamiento del turista y su reserva online podremos trabajar para aumentar las reservas de nuestro hotel o conseguir la mejor oferta para nuestro viaje.

Te dejamos los datos del tHPI 2015:

Información: Trivago es un comparador de precios de hoteles que agiliza los procesos de búsqueda y reserva mostrando en tiempo real los precios de más de 700.000 hoteles en  todo el mundo integrados en más 175 portales de reserva online.

Aplicaciones móviles para hoteles

Aplicaciones móviles para hoteles: Booking.com y su nueva app Booking Now

En el post de hoy vamos a tratar el tema de las aplicaciones móviles para hoteles. La semana pasada Booking.com lanzó una nueva aplicación llamada Booking Now.

Aplicaciones móviles para hoteles

Esta app, aún no disponible en España, permite a los usuarios reservar una habitación para la misma noche o para el día siguiente.

El objetivo no es sustituir a su app de Booking, sino satisfacer las necesidades del consumidor de forma instantánea con una nueva de sus aplicaciones móviles para hoteles.

Aplicaciones móviles para hoteles: ¿el futuro o el presente?

Cada vez utilizamos más nuestro teléfono móvil para buscar ofertas de última hora o reservar en caso de emergencia (reuniones que se alargan, retrasos en los vuelos o perder el tren). Dándonos de alta, poniendo la cantidad que estamos dispuestos a pagar y si queremos wifi gratis, esta app nos enseñará por geolocalización, el hotel que tenga habitaciones disponibles y se adapte a nuestras necesidades. (Nos pedirá también nuestro número de tarjeta de crédito, pero solo para confirmar la reserva)

Aplicaciones móviles para hoteles

¿Quién dijo que estaba todo inventado? En turistícate creemos que la innovación en turismo es constante y que las empresas buscan en todo momento mejorar sus servicios y hacer la vida más fácil a sus clientes. El camino ahora está en las aplicaciones móviles para los hoteles.

Esta nueva aplicación móvil presentada por Booking puede ser una de las opciones para captar nuevos usuarios y fidelizar a los que ya tenemos con ofertas de último minuto. ¿Qué opinas? 😉

Fuente Gigaom.

Entrevista a Luis @luisete y Fabián @fabiang

Entrevista a Luis @luisete y Fabián @fabiang

Comenzamos nuevo proyecto en nuestro blog, pensarás… qué se traerán estas chicas entre manos!! jejeje Tranqui 😀 Somos muy 2.0 pero no hay nada como el 1.0, no hay nada como desvirtualizarse!

Una de las cosas que más nos gusta en Turistícate es rodearnos de amigos que saben del sector turístico. Así que hemos decidido compartir contigo estas charlas en formato audio (podcast) con expertos en turismo. Gente con historias, anécdotas y vivencias en este sector, que viajan en familia o solos, por nuestro país o por cualquier otro, con maleta o sin ella… pero al final, personas con inquietudes viajeras y que trabajen por o para el turismo.

Entrevista a Luis @luisete y Fabián @fabiang Entrevista a Luis @luisete y Fabián @fabiang

En esta primera entrevista buscamos a dos amigos de la casa, Luis Rodríguez del blog Japonismo y Fabián González, experto en innovación hotelera, para que nos cuenten de forma distendida su conocimiento, sus vivencias, sus historias, su trabajo…

Entrevista a Luis @luisete y Fabián @fabiang, expertos en turismo.

Estos dos grandes profesionales del sector turístico, de los que hemos aprendido mucho durante la charla, nos dejan tuits tan interesantes como éstos:

Aquí te dejamos la charla en podcast. Dale al PLAY!! 😉

 

 

Hiperconectividad en hoteles: Cuestión de necesidad, de Rodrigo Martínez

Todo estará conectado

No resulta difícil encontrar estudios sobre tendencias en tecnología que resalten el Internet de las Cosas (IoT) como la gran tecnología de los próximos años. Así, por ejemplo, las previsiones de BI Intelligence, dicen que hay 1900 millones de dispositivos conectados a internet, una cifra que se multiplicará en los próximos años llegando a alcanzar los 9.000 millones en 2018. Llegar a esta espeluznante cifra supondría superar la suma de los dispositivos móviles, las tabletas y los ordenadores que están actualmente en uso. Todo en un mundo en el que hay 7.000 millones de personas.

Reflexionando un poco sobre el tema, se me ocurre hacerme una pregunta para entender por qué esto seguramente siga creciendo en próximos años: ¿Cuáles son las tres cosas que procuro llevar siempre antes de salir de casa? Piénsalo durante cinco segundos a ver si coincidimos.

5

4

3

2

1

El dinero, en mayor o menor medida y también extensible a la cartera, las llaves, aunque a veces sufra algún descuido, y por supuesto: el móvil.

Seguramente sea que esas tres cosas me ayudan a garantizar mi supervivencia, cubren algunas de mis necesidades básicas: las llaves son acceso a refugio, el dinero nos permite comprar comida y tener cobijo, y el teléfono móvil nos permite comunicarnos y estar en contacto con los demás. Y esto para seres sociales como nosotros, es clave.

Necesidad individual, necesidad de un potencial huésped

Hablándolo de necesidades, pronto se me viene a la cabeza una de aquellas clases de escuela en las que te hablan de un tipo llamado Abraham Maslow, ¿os acordáis?

 

piramide maslow guest turisticate

Pirámide de Maslow


Dándole un poco vueltas al tema, las tres cosas, el dinero, las llaves y el móvil me permiten cubrir los dos primeros niveles de esa pirámide, pero ¿de qué manera me pueden ayudar a cumplir los niveles superiores? Seguramente, para algunos, el dinero podría llegar a cubrir el nivel de autorrealización, aunque sea por un tiempo, pero, ¿y el móvil?, ¿de qué manera el móvil está cumpliendo mis necesidades dentro de esta pirámide? Lo realmente importante de mi teléfono es que es personal, tiene una privacidad que no tiene, por ejemplo, una cabina de teléfono. El teléfono funciona como una llave para cubrir mi necesidad de pertenencia, pertenencia a un grupo que puede ser mi familia, pueden ser mis compañeros de trabajo, o simplemente puede ser mi grupo de amigos en Facebook, subo un escalón en la pirámide.

En la medida en la que esa interacción es emocionalmente más agradable, más cerca estoy de cubrir los niveles superiores, necesidad de estima y autorrealización (en mi mundo social, algo no válido para todos, ojo).

Necesidad individual, necesidad de un huésped

Le doy la vuelta ahora al asunto, en vez de analizarlo desde la perspectiva personal o desde la perspectiva de un cliente de hotel, voy a analizarlo desde la perspectiva del servicio del hotel:

 

piramide maslow hotel turisticate

Pirámide de Maslow – Hotel

Curiosamente, lo mínimo que cualquier cliente va a exigir a un hotel, es cubrir los dos niveles básicos, eso es lo mínimo comprensible y aceptable del servicio de un hotel, a modo de ejemplo, se podría tratar de una cama confortable o una habitación limpia, así como un entorno mínimo de seguridad. Esto es algo que hace un tiempo leí del CEO de Joei de Vivre, Chip Conley.

¿Y qué ocurre con el resto de niveles de la pirámide? En realidad, la pertenencia, la estima y la autorrealización, son los aspectos que están relacionados con la diferenciación de un hotel. Si lo pienso bien, la tendencia natural es crear, buscar marcas que por sí solas sean el reclamo, llegar a generar un vínculo tan estrecho entre la marca y el consumidor, que lleguemos al nivel de autorrealización y/o identificación de la identidad, buscamos hoteles-marca, RoomMate, Ushüaia… tienen un perfil claro de cliente que está totalmente identificados con su concepto de marca y servicio. Como bien dice mi buen amigo Andy Stalman: “Las marcas que llegan a la mente consiguen un comportamiento. Las que llegan al corazón, consiguen un compromiso” BrandOffOn.

¿De qué manera la tecnología nos acerca a conseguir ese estado de identificación?

Si hay un caso de tecnología que nos puede ayudar a día de hoy a entender esto, resulta fácil pensar en el teléfono móvil, un aparato donde el principal valor no es “la cosa en sí”, sino la cantidad de cosas que puedo hacer con él y ese valor y utilidad se la da su conexión a la red, INTERNET.

telefono turisticate

El Hotel: otra “cosa” conectada a Internet

No sé muy bien cuál será el dispositivo que usemos en 2018, uno de esos 9.000 millones de dispositivos que habrá en un mundo hiperconectado, pero a día de hoy, se me ocurre que el teléfono móvil puede ayudarme a identificarme con una hotel, relacionando su uso con las “cosas” que hay en mi habitación hasta tal punto que el equipamiento esté conectado voluntariamente con mis redes sociales, me permita encender y apagar las luces simplemente orientando el dispositivo a la “cosa” en cuestión, conocer los horarios, servicios del hotel o del entorno en el que estoy, o pedir un club sándwich a través de un recepcionista virtual.

Esto son sólo algunos aspectos de diferenciación de servicio para un hotel pero ¿qué ocurre cuando la tecnología sirve además para mejorar la gestión?, ¿optimizar los procesos?, ¿mejorar la comunicación entre departamentos del hotel?, ¿incentivar el crosselling?.

Aquí hay también un largo recorrido en el que prácticamente todo pasaría por la integración a los sistemas de gestión del hotel, sistemas de NFC para el cambio de estado de habitaciones, resolución de incidencias, ¿y si tengo restaurante? El otro día leí que hay unos tipos que llaman “los ingenieros sensoriales” que ya han desarrollado un curioso dispositivo llamado oPhone que permite redactar y enviar mensajes olfativos a nuestros contactos.

Es un tema tan amplio y largo que casi mejor lo dejamos para otro post, ahora y por el momento, creo que mejor os invito a ver este video en el que ya se presenta la realidad de una habitación hiperconectada que interactúa con el turista: ITH Gateroom.

 

Rodrigo Martínez

Director Comercial y Marketing                                                    Responsable Operaciones Hoteleras

Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos          INSTITUTO TECNOLÓGICO HOTELERO

www.cehat.com                                                                                   www.ithotelero.com

El canal es el mensaje de Juan Sobejano

Decía Marshall McLuhan, hablando de comunicación, que el medio es el mensaje. Quiere decir McLuhan que el medio, el soporte que utilizamos para comunicar algo, es tan poderoso que influye en nuestra percepción y altera el significado del mensaje. No es lo mismo un mensaje que publicamos en un periódico, que tiene un proceso y una significación, que uno emitido urgentemente por la radio, más apremiante y con un claro significado de urgencia.

Es interesante analizar esta frase porque estamos viendo cómo en marketing y comunicación turística estamos perdiendo en gran medida no ya el control, sino la comprensión del significado de los medios online. Y esto se ve muy bien cuando los analizamos como canales de comercialización y comunicación.

www.marketingdirecto.com

Imagen de Marketing Directo

Por primera vez en la historia las empresas van muy por detrás de los clientes en el uso y comprensión de los canales. La potencia de un medio como el online ha descolocado al sector, que ahora que está asentándose en él ve cómo le vuelven a cambiar los parámetros. Pongamos un ejemplo. Los hoteles están empezando a utilizar los medios online como herramienta de promoción de una manera más natural y a ser conscientes de su importancia en sus estrategias de marketing y comunicación. Pero de pronto llega un actor nuevo, una empresa que ofrece alojamiento pero no hotelero, una empresa que opera a nivel internacional con pocas barreras y que utiliza la red no ya para hacer marketing, sino para crear producto. AirBnB pone en contacto a particulares para que hagan negocio, apoyado por el modelo de economía p2p (peer to peer) y saltándose todas las normas de las escuelas de negocio.

Airbnb

Lo que hace AirBnB no es comercializar alojamiento, sino comercializar un modelo de negocio que los hoteleros no han entendido. La potencia de AirBnB está en comprender que el canal no es sólo un canal de venta, también es un canal de relación, de conversación.

Pero los hoteleros siguen sin comprender el problema, siguen yendo a masters de gestión hotelera de lo más tradicional y perdiendo la oportunidad de adecuar sus estrategias a un modelo de cambio constante que exige respuestas distintas. En lugar de ello atacan a AirBnB y claman por su manera de saltarse las normas fiscales. Vale, pero el problema no es AirBnB, el problema no es la empresa, el problema es el canal que permite que aparezca AirBnB y también Wimdu, y Cookflat, y Trip4real, y Knok, y…

El “problema” no es la empresa que quiere competir con nosotros saltándose las reglas tradicionales, el “problema” es que, además de las tradicionales, hay otras reglas que ya se están utilizando, el “problema” es que hay un canal que permite crear modelos de negocio absolutamente novedosos, baratos, con un mercado mundial y a un coste de comercialización bajísimo. Y esa también es nuestra competencia.

¿Cómo respondemos a eso? ¿Cómo respondemos a ese mensaje que el mercado nos está enviando? ¿Haciendo lo mismo? ¿Tratando de evitar que otros hagan cosas distintas? ¿O comprendemos por qué hay clientes que prefieren salirse de los canales habituales y buscar un producto distinto? ¿Qué les ofrecen ellos que no les demos nosotros? ¿Qué ven de valioso en el otro producto? Y créanme, no es sólo el precio.

Juan Sobejano

Innovación, Estrategia, Medios Sociales, Business Model, Design Thinking, Service Design

innodriven

http://innodriven.com/

Casual Hoteles: la diferenciación como filosofía

Desde hace años que estoy viendo en turismo hoteles que abren y no acaban de funcionar, hoteles que ofrecen siempre lo mismo, y ya no solo hoteles, bares, restaurantes, taxistas… Un sinfín de empresas que en su roadmap se dejan, a mi entender, una de las palabras mágicas… DIFERENCIACIÓN. No invierten un gran tiempo en pensar quien es su cliente objetivo y una vez definido tratar de ver como ser diferentes y sorprenderles. Esto es lo que han hecho las grandes eminencias del sector, sino que es la espuma de tortilla de patata del gran Ferrán Adriá, no es más que un paso más allá sabiendo que sus clientes pagarían por algo diferente con un mismo producto inicial. En los hoteles los clientes pagan por dormir pero si les ofreces algo diferenciador te aseguras que al menos te tengan como opción.

Habitación Avatar

Diferenciarte del resto es lo que te hace ÚNICO, lo que te ayuda a poder dar razones a los clientes de elegirte frente a otras alternativas. Que sería de Apple sin que el maestro Jobs descubriera las pantallas táctiles y las pusiera en nuestra palma de la mano… Ahora todos lo hacen pero ellos, la manzana mordida… pegó primero. Así que pararse a pensar en diferenciarte no es una pérdida de tiempo, sino posiblemente la mejor inversión que puedas diferenciar.

Casual Hoteles

Tener wifi en el hotel ya no es síntoma diferenciador, lo ofrecen todos, ahora has de buscar aportar algo nuevo de valor. En Casual Hoteles ahora aportamos Wifi gratuito en TODA LA CIUDAD, el turista podrá seguir disfrutando de su vida cotidiana (sus redes sociales, su what’sapp, line, etc) estando lejos de casa. Pero aquí no nos podemos parar dado que en un periodo de tiempo todos los hoteles ofrecerán este servicio por lo que tendremos que diferenciarnos. De ahí también la concepción de nuestras habitaciones/hoteles, todos temáticos tratando de proporcionar a nuestro huésped un motivo por el que pernoctar con nosotros.

Habitación Matrix

 

Habitación Alfred Hitchcock Por tanto creemos que dar pasos diferentes a nuestros competidores nos permitirá por un lado marcarnos en las mentes de nuestros clientes, tenemos un 19% de clientes referenciados por otros clientes (marketing emocional) y por otro lado nos permite ofrecer mismo producto quizás un poco más caro para obtener mejor rentabilidad.

Juan Carlos Sanjuán

Casual Hotel Valencia

Tel. + 34 963 517 460  Fax: + 34 963 529 387